• madresdereforma

Ayuno de Daniel


Daniel 10: 2-3

En aquellos días yo Daniel estuve afligido por espacio de tres semanas. No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas.

Así como Daniel...

nosotros somos invitados a pasar tiempo en intimidad con Dios.

Nos acercamos a El en confianza y descansamos en sus promesas sabiendo que el anhelo de su corazón es pasar tiempo con nosotros.

Al acercarnos, sentimos la necesidad de preparar nuestro corazón en humildad esperando que su eterno AMOR nos envuelva.

Vemos en Daniel DISPOSICION y HUMILLACION, pide perdón por su estado y también por la condición del pueblo.

En consecuencia al clamor y el ayuno, Dios responder con VISION y REVELACION.

Acerquémonos confiadamente al Trono de la Gracia!!!

PODES VER MAS SOBRE EL AYUNO DE DANIEL


0 vistas