• Roxana Fittipaldi Oubiña

¡Entremos en el Río de Vida!


Ezequiel 47:9: Por donde corra este río, todo ser viviente que en él se mueva vivirá. Habrá peces en abundancia porque el agua de este río transformará el agua salada en agua dulce, y todo lo que se mueva en sus aguas vivirá.

Desde el mes de marzo, vine una tremenda visión del Rio de Dios que sale de su trono. Sentimos fuertemente en el Espíritu que se acerca un Tiempo trascendente.

Viene un gran avivamiento, un derramamiento de Su espíritu como nunca antes.

Ser entendidos en lo que viene nos va a ayudar a posicionarnos ante los vientos contrarios que se han levantado en estos primeros meses del año.

Como pasó con Daniel, que esperó 21 días la respuesta, sin saber que ocurriría, pero la palabra nos muestra que en lo espiritual, los principados si sabían lo que venía, e intentaron detenerlo.

El río que salió para la bendición de Su Iglesia está intentando ser detenido o por lo menos, que vos no recibas la bendición que viene como respuesta. Que las muchas ocupaciones te distraigan, te corran del caudal.

Amigos, las pruebas en lo económico, lo físico, a través de enfermedades, desánimo, confusión en las mentes, ansiedad y dificultad de tiempo para intimar con Dios, han debilitado a muchos y detenido el avance.

Hoy te digo: El cansancio, la confusión nublaron tu mente. Busca,el tiempo de reposar En Dios y sumérgete en el río!!! Viene un río con restauración, sanidad, creatividad, multiforme gracia, estrategias nuevas. Es un caudal que aumenta en profundidad y fuerza. Es Un abanico de aguas que forman parte del mismo Río, para beber y recibirlo todo.

Luego el ángel me mostró el río del agua que da vida. Era tan brillante como el cristal y salía del trono de Dios y del Cordero. Corría en medio de la calle de la ciudad. A cada lado del río estaba el árbol de la vida que produce fruto cada mes, es decir doce veces al año; sus hojas se usan para sanar a todas las naciones. Apocalipsis 22:1-3

En medio de tu tiempo de prueba, para algunos de muerte de muchas cosas SE ESCUCHA LA

PALABRA DEL SEÑOR DICIENDO:

“¡MI RÍO VA A CRECER. Y TODO VIVIRÁ POR DONDE FLUYA MI RÍO Y TODO LO QUE MUERA EN MI VIVIRÁ!"

Una palabra final: sean fuertes en el Señor y en su gran poder. Pónganse toda la armadura de Dios para poder mantenerse firmes contra todas las estrategias del diablo.

Efesios 6:10-11 (NTV)

Siendo Uno en Amor.

Pra. Roxana Fittipaldi Oubiña